Una prueba de embarazo es un test cualitativo realizado en la sangre para determinar si existe en tu organismo la hormona Gonadotrofina Coriónica Humana (HGC), la cual es secretada por la placenta apenas ocurre la fertilización. Esta hormona se detecta uno o dos días después de que el cigoto se implanta en el útero.


La precisión de estas pruebas en sangre ha mejorado mucho con el tiempo, lo que permite una detección de embarazo en menor tiempo con una gran efectividad.


¿Cuándo hacerse esta prueba? Lo primero que hay que tomar en cuenta es el tiempo de la ovulación para saber cuánto tiempo después es recomendable hacerla. Por regla general, en un ciclo de ovulación de 28 días la ovulación ocurre en el día 14; sin embargo, no todas las mujeres tienen un ciclo regular como este.


Hay casos donde se pueden recibir resultados positivos entre 7 y 9 días después de la ovulación, pero lo más recomendable es esperar hasta que tu periodo menstrual esté ausente, de esta forma reducirás la posibilidad de obtener falsos negativos.


Otra forma de determinar si es necesario hacer una prueba de embarazo en sangre es si te hiciste una prueba casera y salió positiva y si tienes un retraso menstrual. Recuerda siempre acudir con un laboratorio confiable para tener resultados certeros.